Politics

La nueva estrategia de Netflix: más para la audiencia y menos para los autores

Antes, por ejemplo, en 2019, si un cineasta firmaba un acuerdo con Netflix, significaba que le pagarían bien y tendría libertad creativa total. ¿Su película se estrenaría en cines? Casi nunca. Sin embargo, el sueldo y la flexibilidad —y la posibilidad de llegar a la enorme base de suscriptores del servicio de emisión en continuo— ayudaban a compensar la falta de proyección que se produce cuando un estudio tradicional estrena una película en salas de todo el mundo.

Pero esos días son cosa del pasado.

El 1 de abril, Dan Lin se convirtió en el nuevo jefe del departamento cinematográfico de Netflix y ha empezado a hacer cambios. Ha despedido a casi 15 personas del grupo ejecutivo creativo de su división, incluyendo un vicepresidente y dos directores. (Todo el departamento cinematográfico de Netflix está conformado por unas 150 personas). Lin reorganizó su departamento por géneros en vez de por presupuestos y ha indicado que Netflix ya no es solo el hogar de películas costosas de acción con grandes estrellas de cine, como El hombre gris con Ryan Gosling y Chris Evans o Alerta roja con Ryan Reynolds, Gal Gadot y Dwayne Johnson.

El mandato de Lin es más bien mejorar la calidad de las películas y producir un espectro más amplio de ellas —con distintos niveles de presupuesto— para atraer más los variados intereses de los 260 millones de suscriptores de Netflix. También cambiará las fórmulas de pago a los talentos, lo que significa que se acabarán los enormes acuerdos iniciales.

En otras palabras, la era de la austeridad de Netflix ha empezado. La empresa rechazó hacer comentarios para este artículo.

Maestro, protagonizada y dirigida por Bradley Cooper (derecha), fue producida por Netflix y costó alrededor de 80 millones de dólares. Estuvo nominada a siete premios Oscar, pero no ganó ninguno.Credit…Netflix
Back to top button